Star Wars VIII - Luchando contra la pérdida del asombro

Poco a poco se va vaciando la lista de personas conocidas que aún no han visto la octava entrega de Star Wars. Y es que, tras el escepticismo con el que han sido recibidas aquellas que no perteneciesen a la trilogía original, el director Rian Johnson ha tenido encima uno de los mayores marrones de la historia del cine.
¿Cómo logras rodar para un espectro considerable de espectadores consiguiendo contentar a una mayoría decente? Pues no sé cómo lo ha hecho el amigo Rian, pero lo ha hecho.
En mi análisis solo diré que, salvo dos escenas a las que no les he encontrado sentido, he gozado la película como un enano. Me gusta mucho Star Wars, pero puedo reconocer sin pecar de parcial que Los Últimos Jedi está hecha de maravilla. Desmonta cada hipótesis que puedieras haber llevado de casa en cuanto al destino de los personajes y encima termina sorprendiéndote.

Recomiendo verla. Es apuesta segura.
Y, sin embargo, es inevitable ver todavía duras críticas. No lo digo por los típicos críticos sesentones de prensa y radio consagrada... Con esos cuentas siempre con una mala crítica de entrada, produzcas lo que produzcas en materia de ciencia ficción. Lo digo justo por el público que entiende de verdad las ramas del género.
Ocurre que muchas de esas críticas nos hablan de algo que hemos perdido en este tiempo: nuestra capacidad de asombro. Cada vez somos generaciones más sobrestimuladas. Nuestros cerebros se las ven y se las desean para encontrar experiencias nuevas y cautivadoras en las diferentes artes, y aquí es donde quiero poner el "triángulo de emergencia" para que se vea bien.
Tengo miedo de que llegue el día en el que ninguna película nos asombre, o que ninguna obra nos despierte una nueva emoción... ¿Será cosa de la edad? No lo creo. Tal vez deberíamos intentar desaprender un poco para volvernos a sorprender. Cambiar ya a los "criticarcas" y rejuvenecer las voces que den esas valoraciones en las que muchos se apoyan antes de decidir si ver una película o no.

¡A saber cuántas cintas estupendas se habrán dejado de ver por la opinión de alguien que ya no tiene esa importantísima capacidad de asombro!

Comentarios